15 de julio de 2009

Cincuenta Y Cuatro -Nada-

Son las nueve con cincuenta de la noche.
Estoy frente al ordenador intentando que el tiempo pase para después ir a depilarme la ceja... Es una tortura la neta. Duele a madres. Pero vamos... Ser bella ¡Cuuuesta!
Ahora con mi cabello rojo me siento distinta. Y ni tanto dijeran uds. Pero el caso es que hay veces en que uno necesita un cambio, quizá muchos de uds. estarán pensando que debería cambiar primero otras cosas de mi que el cabello. Pero creo que yo por algo se empieza.
Tengo ganas de reírme a carcajadas y no llorar después, de beberme una caguama bieeeeeeeeen muerta y no ponerme peda ni reír como Bob Esponja.
Desearía, en verdad desearía poder volar esta noche y llegar hasta donde me he rehusado a llegar los últimos tres años de mi vida. Pero me dentengo, como lo hice aquella vez y como lo he tenido que hacer desde los últimos 450 días. Llegar y decir que después de todo estoy bien y pretendo,deseo y sobretodo quiero seguir así por todos los cientos de días que me resten en este mundo.
Me raspé la pierna en un intento por subir una escalera, ahora me quité la cascarita y está corriendo la sangre por mi pie. Cuaguló, y se quedó como en standby casi al tocar mi tobillo. Dejó de sangrar.
En la cocina están haciendo la cena, si mi olfato no me falla, están cocinando huevo con chorizo, seguro es mi abuelita quien lo hace. Por cierto hace un rato estaba arriba, con Manuela fumandome un delicioso cigarro (como saben no fumo frente a mi abuela) y !ella llegó¡ Y que suelto de putazo el cigarro (Jajajaja) y claro, seguro me vió, así que se hizo wey para no irse platicando de cuanta cosa se le ocurría. Así que ya no pude fumar. Pero como uds saben ¡No puedo dejar de fumar! Así que en cuanto bajó, aproveché.
Tengo miedo, tengo hambre, tengo calor, mucho calor, tengo ganas, tengo tristeza, tengo coraje, tengo valor, tengo ilusión, tengo amor, tengo gripa, tengo fiebre, tengo tos, tengo ánimo, tengo decisión, tengo ganas de nadar, volar, correr, reír, soñar... Y justo ahora... Llegó el lobo a darme un beso de sangre (10:05pm)
¿Les han dedicado alguna vez una canción? Yo guardo una siempre debajo de mi almohada en su cajita musical.

Desearía que el tiempo pasara lento y rápido, según la ocación, desearía tener un control remoto para las situaciones difíciles, fáciles, y estúpidamente felices.

Mandarina... Se va. Sólo por hoy.




Una Palabra Al Aire. Son Como Las Hojas Que Van Cayendo.

2 comentarios:

Any dijo...

¿A que tienes miedo?

La caguana nos la tomamos el sabado, pero no te aseguro poder detener al tu Bob Esponja interior.

No entiendo...
¿Por que querer volar a donde te rehusas llegar? ¿Por que te rehusas a llegar?

Any dijo...

Mandarina...
No seas mala, tengo días esperando a que ingreses una nueva entrada en el blog, ¿no vez que es una de las tres cosas que hago primero al sentarme frente al ordenador?

Tu fan te aclama y reclama.