24 de julio de 2009

Cincuenta Y Seis -Alex-

Me gusta Alex, me cae bien. Y lo amo, profundamente y por siempre. Ahora está dormido, se ve tan lindo, tan inocente, tan sensible, tan vulnerable a todo... Y temo.
Entonces es que quisiera que hubiese una vacuna contra el dolor, contra el miedo, contra la incertidumbre y la ignorancia.
Vacunarlo y así, hacerlo el mejor niño, adolecente, joven, hombre, que existe sobre la tierra, que no llorara, que nada le doliera, que nada le pasara. Y me doy cuenta, tristemente que no puedo hacerlo. Así que simplemente, me uno a sus pesares, a sus dolores, a sus canciones y a sus sonrisas. Y me quedo esperando el momento en que abra sus ojos y me sonría, que nos demos ese abrazo de buenos días, celebrando una vez más el despertar.




Una Palabra Al Aire. Son Como Las Hojas Que Van Cayendo.

1 comentario:

Any dijo...

Alex es un buen niño,no le evite sufrir, hasta eso le hace falta a un niño en su formación.