8 de mayo de 2009

Parte Dieciocho - Mariposas -

Siempre pensaré que soy una linda mariposa, que va y viene sin razón y motivo por la vida, que se queda pocas veces en los brazos de alguien, siempre huye, tan mágica como sus colores y tan cabrona como su huida.
Inatrapable. Decidí hace muchos años que nada, nunca, nadie, habría de tomarme de los pies para impedirme moverme. Quise y ahora tengo la verdadera razón de tener la libertad entre mis manos. Ser libre, es y puede ser una razón muy poderosa para querer estar encerrada en los brazos del verdadero amor. Ese, que nos cuentan en los cuentos de hadas, Cenicienta, Blanca Nieves, la Bella Durmiente, hasta el pinche Shrek. Todos, todos nos dibujan un mundo rosa, al final. Cuentos.
Yo pienso que alguna vez el amor habrá de tocar la puerta de cada quien, y abriremos, y seremos medio felices, o no tan desgraciados. Hace poco me preguntaban si pensaba que existían las Almas Gemelas, no creo dos almas iguales ¿para qué?
Yo seguiré siendo una mariposa que seguirá volando seguramente por muchos, muchos días más
Hasta alguna red me atrape y entre sus cuadritos, seré lo más probable es que: Feliz.



Una Palabra Al Aire... Son como las Hojas que Van Cayendo... Inanna...*

1 comentario:

Any dijo...

Feliz Vuelo Amiga Mía.