21 de abril de 2009

Parte Quince - Fumar -

Causa cáncer. Daña los dientes. Produce mal aliento. Entre otras mil cosas más que parecen ser dañinas. "Deja de fumar, Alejandra... Deja de fumar"
Siempre vi a mi mamá fumar tanto como dos cajetillas diarias de Marlboro Rojos. Recuerdo que me decía: -Ve a la tienda, pide rojos, si no hay. ¡NO TRAIGAS NADA!- Así que yo iba lo más rápido que podía a la tienda de la esquina a traerle a mi madre esos Marlboro rojos que tanto saboreaba. -Son para el dolor de cabeza-
Decía y se consolaba diciendo que no fumaba por adicta, si no por que eso le calmaba el dolor de cabeza; lo que nunca entendí fue: ¿Siempre traía dolor de cabeza? O fumaba tanto para evitarlo.
La primera vez que probé un cigarro, fue como a los nueve años, le di un "toque" suave a un Marlboro rojo que fumaba mi Madrina. Fue raro, pero tenía que probar ¿no? Por lo menos eso quería. Una vez que se me quitó la "tentación" de saber a lo que sabía un cigarro, dejé que el tiempo pasara, mi madre y mi madrina dejaron de fumar (por lo menos momentaneamente) así que el cigarro estaría alejándose de mi vida también por un rato.
Sin muchas cosas que contar, llegó la preparatoria; y sí, como ya todos sabemos el que no fuma en la prepa es: Un ñoño, mamón, "guerco", joto, inmaduro, nerd, y todo lo demás que se le va ocurriendo a los niños púberes que por ahí pasan. Es claro que aquél que fuma por lo menos dos cigarros al entrar y dos al salir es la mamada en la prepa, el ejemplo a seguir, el adulto chiquito, o sea el más chingón. Yo ya tenía experiencia, había fumado antes. Así que de nuevo los cigarros llegaron a mi vida; los compraba con "don vicios" así le decían al señor que vendía (o vende) jugos en frente de la prepa, tiene un triciclo lleno de publicidad para taparlo del sol, sus jugos son los más populares a pesar de ser "LaLa" además de eso, vende chicles, pastillas Halls, dulces y una gran, gran, gran variedad de cigarros. Con Don Vicios encuentras los cigarros más extraños del mundo, desde los clásicos y deliciosos Marlboro Blancos, hasta los de putilla. Esos delgaditos que alguna vez hemos fumado y sentido la gran cosa con esas madres entre nuestros dedos (lo confieso, fumé muchas veces los cigarros Capri) Mentolados, rojos, verdes, de chocolate, ligth, largos, extra largos... En fin. Digo, ¿por algo era don Vicios,no?
A él le compraba mis cigarros en la mañana, para fumármelos a la salida, o cuando me iba a almorzar al Snack de "La Tía" quien servía unas "Tortamburguesas" deliciosas, y se llamaban así, por que en ves de ese pan con ajonjolí encima, era pan para Tortas. Es estúpido lo se, pero eran la sensación del momento. Ahí me pasaba mis horas libres y las que no lo eran también; mientras platicábamos de cosas sin sentido o hacíamos la tarea, nunca faltaba que alguien llevara un cigarro y un encendedor para que todos los demás siguiéramos su ejemplo. Algunos llegaban y fumaban, sin antes haber probado algún tipo de alimento.Yo no. (recuerden que ya tenía experiencia) así que primero comía y después un buen cigarro de postre.
Al principio eran dos, después tres, cuatro, cinco, seis... Dependiendo de la plática o de con quien estuviéramos. Y de pronto me veía en el primer Seven Eleven u Oxxo comprando una caja completa de cigarros. Sólo para mi.
Así fue que empecé a fumar, no si se hago bien o mal, de hecho no se por qué fumo, quizá debería dejarlo pero... A veces, cuando estoy cansada, enciendo uno y lo fumo tan despacio, que el humo recorre tan deliciosamente mi garganta y sale por mi nariz que después de un respiro comprendo por que es que estas malditas cosas existen.
Luego, cuando lloro, cuando estoy triste, realmente triste, cuando llegan a mi recuerdos que no puedo borrar, y cuando me duele todo, absolutamente todo mi interior, cuando me da ese dolor que no lo quita ninguna medicina. Fumo. Y al final, cuando tengo que apretar fuerte el cigarro para apagarlo de una vez y por todas, vuelvo a descubrir por que es que se inventaron esas malditas cosas.
Pero cuando me acuerdo de él. De lo que pasó, de lo mal y de lo tonta que me sentí después de eso, cuando recuerdo por que estoy así, y por que lloro, fumo. Con tanto odio, que quisiera a la vez acabar con todo este mal sabor de cigarro que me provoca fumar para olvidar. Y cuando acaba y tiro la "bacha" lo más lejos que pueda es cuando digo: Por eso es que existen esas putas cosas.
Y entonces cuando me siento feliz, cuando me estoy divirtiendo y bebiendo un poco, cuando ocupo un dulce cualquiera para seguir bebiendo, fumo, y me da tanta alegría encender uno y otro, y otro más, y me dan ganas de bailar y de reír, y es cuando digo: !Ah Que rico es fumar¡

Creo que algún día deberé de dejar de hacerlo, estoy segura que una razón poderosa me hará apartarme de mi fiel amigo, el me ha visto triste, enojada, segura, feliz, plena, positiva, seductora, enamorada, tierna, con dos dedos de frente, o más. Sabe todos mis secretos, creo que jamás los dirá, puedo tenerle confianza todavía, también sabe todas mis mentiras, y también sabe que hasta ahora. Sigo disfrutando mucho esconderme en la asotea de mi casa sacar de entre mis bolsas uno de ellos, encenderlo y decir: !Que rico es fumar¡

Una Palabra Al Aire... Son como las Hojas que Van Cayendo... Inanna...*

2 comentarios:

Any dijo...

Fijate que ahora que te leeo me doy cuenta de que te pasó casi igual que como me pasó a mi.

No recuerdo exactamente la edad en la que le di el "toque" al cigarro de mi papá, pero no creo haber tenido ni 10 años, el era fanatico de los Raleigh, ¡¡a que pinches cigarros tan mas horribles!!, no me gustó el sabor pero ni tantitito, casi me ahogo, fué una experiencia traumatica para mi y fue por eso que me aleje de el por varios años, inclusive al entrar a la prepa, era del club de las noñas, lo confiezo, era de esas nerds que en todos los modulos excentaban fisica, quimica y computación y no me acuerdo cual otra mas,era de esas seriecitas que por debajo conseguia calcas del estacionamiento para salir y entrar cuantas veces se me antojara y pases firmados para que mis amigos salieran sin pedo, y para ser cincera, me gustaba, tenía mucho tiempo libre para escribir recargada en el famosisimo "arbol del chicle" mientras todos los demas se la quebraban en los examenes, y el primer cigarro que probé despues de todo ese tiempo fue un capri que me dío mi amiga Maty, diciendome que eran chiquitos y que sabian rico, y desde entonces no he parado de fumar, he fumado de todo tipo, color, olor, sabor, uno que otro habano y uno que disque era de lechuga jejeje, sepa la madre, lo unico que se es que realmente me gusta fumar.
Saludos Inanna.

...:::Karen:::... dijo...

En todos lados veo letreros que dicen "Fumar es causa de cancer" pero tambien hay muchisimos comerciales que anuncian los cigarros. Obvio sabemos que es malo fumar, pero no puedo saber lo dificil que es dejar de fumar para alguien que ya tiene el habito.

Cuando veia fumar a alguien que conocia le preguntaba Porque fumas? Que siente? y simplemente hacian una cara de "nose" o a veces me decian "costumbre".

Y dije varias veces -Yo nunca voy a fumar-(como dicen mas rapido cae un hablador que un cojo). En la prepa una amiga queria aprender a fumar y yo le decia que para que queria aprender, que eso hacia daño, total que termino pidiendole a mi hermano que le comprara unos. Le dijo a una amiga que le enseñara como y la otra ps apenas y sabia yo creo, total que ella se andaba ahogando(como es normal la primera vez). Dias despues, supongo que por curiosidad o tambien por aprender, le pedi un cigarro y como si supiera me fume el cigarro en un ratillo. No se que estaba pasando en esos momentos en la escuela pero recuerdo que me relajo mucho, asi que los dias y semanas siguientes saliamos a veces a fumarnos un cigarro para relajarnos un rato.
Por suerte no se me hizo costumbre, mi amiga se compro una cajetilla y yo una despues.
De eso no hace mucho, pero no he vuelto a comprar cigarros, he fumado una que otra vez por nervios o porque estaba con alguien que fumaba.
Supongo que fue solo la curiosidad, pasar el rato y ahi se quedo.

Espero que pronto dejes ese habito, por tu propia salud y por los que te rodean...

Hasta pronto.