13 de abril de 2009

Ideas Sueltas.

Debo dejar el cigarro
Me hace daño, me cansa, me vicia...

Desde que te dije adiós, fumo menos
Pero con más ánimo.

Cuando cerré la puerta dejé las llaves en el tapete
Mismo que se llevó la basura.

Debo dejar de mirarte a escondidas
No me deja nada bueno mi vouyerista forma de no extrañarte

Me hace falta un aliento nuevo
Una nueva forma de respirar

Acabo de recordar que tengo amigos
Y que estos también fuman y lloran
que también son extraños a veces
Que existen.

No tengo idea de lo que hago.

A veces, pienso
Pero luego, dejo de hacerlo
Es bastante para mi.

Voy a encontrarme con lo que no ando buscando
Y quizá puede que sea menos infeliz
o más cabrona que antes.

¿Seré o no seré una buena escritora?
Creo que ahora eso no importa.

La noche se presta mucho para fumar.

!Ah! Es delicioso verte como caes al suelo
Sin pena, sin ganas, sólo caes
Maldita ceniza.

Te siento más mío ahora que no lo eres
Te has ido.

Y la noche se hace corta
Y los días se hacen largos
Y al final.

Todos sigue igual... Pero distinto.





Una Palabra Al Aire... Son como las Hojas que Van Cayendo... Inanna...*

1 comentario:

Any dijo...

Amigos que fuman, amigos extraños, amigos que piensan y a veces no tanto, así como tu.
Decir que me haces falta aquí sería egoista, ya que se que estas mejor ahí e ironicamente mas distantemente cerca que nunca de lo que soñaste. Así es la vida.
Ya no pienses tanto, o por lo menos intentalo mas seguido, hace bien desconectarte de vez en vez.
Un abrazo amiga y un abrazo a Alex.