16 de septiembre de 2007

Insomnio.


Dos minutos y el tiempo corre, no se detiene, nunca lo ha hecho; Y me llevan los días y los meses, las canciones y el momento que se va corriendo.


Sentada en el sillón las horas piensas que... Que no tengo la menor idea de lo que hago aquí; Me tomo un café a ver morir el tiempo y dejar que fluya el destino.


Ya son dos horas y nada... Me levanto a mirar el cielo que se ha vestido de negrizco, y en las nubes dibujo flores y conejos y perros... Lo que sea... A éstas alturas cualquier cosa es mejor que nada, doy vueltas por la casa y de vez en cuando pienso en ti, sólo de vez en cuando y si te extraño... Sólo me basta con abrir la puerta y verte dormir.



"Hay ocasiones en que las metáforas nos presentan cuadros abstractos imposibles de descifrar".



(Como siempre, espero y encuentren más de un sentido a lo que escribo) Inanna*

1 comentario:

Sin Dios dijo...

¿Quién vende un cielo tan azul que a veces ese azul duele demasiado?

Si sigues el camino quizás te encuentres con ese lunes lleno de recuerdos y uno que otro sueño lleno de miradas que brillan en la oscuridad.

Au Revoir In.