3 de agosto de 2009

Cincuenta Y Nueve -En Ceros-

Siento, un hueco muy grande en mi mano derecha, un hoyo amenazando con crecer en mi mente, el aire se adueña de mis pensamientos y no me deja, no me deja escribir.
Estoy perdiendo la conciencia de saber qué hacer, ya no puedo crear, ya no puedo estar, ya no puedo. Me está dando en la madre la inspiración, la extraño, la añoro, la quiero por siempre... Y no viene.
Mi mano derecha se niega a morir, y está intentando a toda cosa no hacerlo, y yo... Muero de ganas por hacer un verso.
Escribir, es como hacer el amor con la persona que amas, y que amarás por siempre, es como enamorarse más allá del amor, es como verse a los ojos y traspasarse, es como tener el agua suficiente para regar todas las flores del mundo y aun así, no tener sed jamás.
¡¡Tengo sed, tengo sed, carajo!!
Estoy que me quedo sin agua, sin cielo, sin nubes.

Las letras, hay que tomarlas con la responsabilidad necesaria, la responsabilidad de la palabra, va mucho más allá que abrir la boca, tomar un lápiz o pulsar las teclas de alguna máquina. Decir, es mucho más importante que besar, que golpear, que amar. Decir, es un acto de responsabilidad, estoy perdiendo mi palabra.
Mi pistola no tiene balas, y tal parece que el cartucho se atoró.
Estoy perdiendo el valor... Y me da miedo.




Una Palabra Al Aire. Son Como Las Hojas Que Van Cayendo.

1 comentario:

Any dijo...

Ale, tal vez te está haciendo falta sentarte sola en un parque, plaza, y preguntarte ¿POr que carajo estoy así? o mas bien preguntarte ¿Que había antes que no tengo ahora y que me hacía inspirarme?
Sabes? a mi siempre me inspiran los sentimientos tan fuertes como el amor y el odio, ¿Odias o amas a alguien?
Si la respuesta es NO, tal vez ya tengas la respuesta a las preguntas anteriores y también sabrás que solo es cuestión de tiempo para que vuelvas a escribir.

Te quiero Alejandra, ¿lo sabes?.