30 de julio de 2009

Cincuenta y Ocho -Escribiendo-

He descubierto que el Faceboock es la mejor herramienta que han inventado para acercar a la gente, a los que ni siquiera se conocen, pero existen de igual forma.
Anoche, canté.
Me asusté, me reí, me mojé debajo de una fuente del aula magna del a Universidad Autónoma de Nuevo León.

Hoy, me dieron ganas de escribir, sólo que eso me tiene un poco distraída. Empiezo, tengo una frase, una emoción, un sentimiento y simplemente no quiere salir. Se que hay veces que las mismas letras necesitan un espacio entre nosotros, y que el aire también tiene derecho de respirar.
Me he fumado tantos cigarros que segura estoy que mis pulmones están ya llenos de humo, aunque siendo humo, jamás podrán llenarse.
Cinco, doce, mil cervezas serán bienvenidas una vez que haya conseguido la virtud para escribir.
Brindaré (creo yo) por el amor y por los hombres que no dejan de ser menos cabrones, menos putos y menos pendejos por que uno los ame, sólo que eso precisamente hace que se les note menos.
Quiero ver en el futuro que alcanzo mi sueños y mis glorias, que como pan de dulce sentada en una mecedora en el patio de una casa no muy grande, pero llena de plantas, de flores, de colores que yo misma pondré. Quiero estar segura que seré lo que siempre he soñado, y lo que en el fondo quiero ser, aunque siempre diga lo contrario. Quisiera. pero el futuro es cabrón, y sólo te da probaditas, y a veces, una o dos patadas en el culo.
No he escrito mucho, es cierto. Pero se que hay más, se que dentro de mi, hay más cosas que no se pueden forzar a nacer, que deben madurar, que deben esperarse con los dedos listos para formar arte. Se que esto no es pasajero, se que no es un "jobi" se que yo nací para escribir. Y se que lo hago bien, pero puedo mejorar.
¡Oh libertad! Me estás dando por el culo ¿pero sabes? Te amo.









Una Palabra Al Aire. Son Como Las Hojas Que Van Cayendo.

1 comentario:

Any dijo...

Eso de que la libertad te da por el culo, no lo entiendo, es una libertad que tu buscaste, pero bueno.
Bendita libertad, pero a veces hace falta quien esté contigo.

Que bueno que estás de regreso.