25 de junio de 2009

Cuarenta y tres. -¡Que poca madre!

Ayer, estaba viendo las noticias. Cabe decir que casi no veo noticias, por que siempre me hacen encabronar. Y eso de estar escuchando y viendo puras cosas malas como que no es lo mío. El caso es que ayer (no se por qué) me encontraba yo sentada en el piso, tomando agua y salieron de esos "avances informativos" justo cuando doy un trago de agua dicen: Encontramos al Sr.Fulano de tal. (hijo de puta) que abusaba de su pequeña de siete años y en eso... Sonó el teléfono. ¡Chingado! Me levanté y lo tomé. ¿Ale? Sí.¿Cómo estás? Habla Karina. ¡Ah!Que tal Karina ¿cómo estás? Bien, Ale. Gracias. Oye, ¿qué van a presentar mañana los niños? Civismo. Y blah blah blah... Lo que pasa es que cuando Karina me llama. Empezamos hablando de la tarea. Y terminamos resolviendo el puto mundo. En eso. un pip pip en el teléfono. Señal de que había una llamada. Kary, ¿me puedes esperar tantito? Sí. O ¿sabes qué? Mejor mañana platicamos, déjame pongo a estudiar a Jair. Ok. Kary, gracias, dale un besito a Jair, en eso Jair me grita: !Ale, saludame a Alejandro! Sí, mi amor. Respondí. Y tomé la llamada que me esperaba. Estaba a punto de responder cuando ya habían colgado. Ni pedo. Si les interesa, volverán a llamar. El caso es que ya no vi lo que pasó. Pero hoy en la mañana me lavanté y bueno, la tele la pongo en las noticias, sólo para ver el clima. Aunque de sobra se que estará del nabo. Y estaba de nuevo la nota, que es más o menos lo siguiente a grandes rasgos: Resulta que un cabrón-hijodeputa-miserable-imbécil-pendejo-dañado-desgraciado-infeliz-enfermomental-corriente... Etcétera. Abusaba de su hijita de más o menos siete añitos (o sea la misma edad de Alex, mi hijo)y además la grababa con su celular. ¡Haganme el puto favor! O sea ¡No mames pendejo! Le preguntan al tipejo este hijodelachingada-imbecil-pendejo-dañado-desgraciadísimismisimisimo. Que, ¿qué era lo que le decía a la niña? A lo cual contesta que él le decía que estaba hermosa, mucho más bonita que las viejas de la tele, que modelara para él. Y eso. ¡ O sea! ¿Qué le pasa al hijo de puta ese? No, no, no eso es tener muy muy muy poca madre. Pinche pendejo de mierda, ¿cómo se le ocurre hacer eso con su hija de sangre? ¿Qué tipo de animal es? Que quiera dañar así a su hija, si se supone que los padres estamos para cuidar y proteger a nuestros hijos, tanto física como moral, mental y sentimientalmente. A este pendejo jamás le dijeron eso ¿o qué chingados? ¡Ah pero eso sí! Celebraron el día del padre el domingo pasado. ¡Que chingue su puta madre, por mamón! Neta que estoy súper indignada, enojada, triste, dolida, no se que chingados. O sea ¿cómo es posible que pasen estas cosas? ¡ Y lo peor! La vieja pendeja que tiene la niña por mamá, no quiere denunciar. ¡Me cago en la hostia! ¿Cómo no vas a denunciar al imbécil-animal-cabroncetedequinta-hijodeputa-maníatico-enfermo-desgraciado-perro que tienes por marido? Después de que sabe lo que hacía con la pequeña, después de que le enseñan los videos, y que le dicen. Ella no quiere denunciar. ¡No mames! No se que es lo que más me molesta de todo esto: Que haya cabrones como éste pendejo venido a menos, ó, que haya viejas tan estúpidas que no puedan hacer algo por sus hijos, neta. ¡Que poquísima madre! ¡¡¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!!! Estoy tan enojada.
Yo sólo espero y creo fielmente en que le estén dando por el culo a ese cabrón, entre dos o tres pendejos. Y claro !Que chingue a toda su reputísima madre!

¡He dicho!








Una Palabra Al Aire. Son Como Las Hojas Que Van Cayendo.

1 comentario:

Any dijo...

Sabes, ayer estaba sentada, cenando con mi esposo, mi pequeña de casi 5 años estaba con su abuelita, como estaba el partido de la selección, partido el cual no me interesa en lo absoluto, le cambiamos a las noticias, cosa que tampoco hacemos mucho, y empezaron a pasar esa nota, solo me fueron suficientes un par de palabras para pararme de la silla, ir encabronadisima al sillón por el control de la tele y mandar a la chingada a ese canal, ese tipo de notas, mas que encabronarme, me dan una profunda tristeza, al grado de que si no pienso o hago otra cosa, rompo en llanto, así que, por recomendación de mi marido, nos pusimos a ver el 4-0 de la selección, es menos patético.
Este tipo de notas no deberían pasarlas todavía en horario estelar, puede haber niños escuchando esa porquería, guárdense esas notas para Dóriga o solo para medios impresos.
Odio los noticieros.