18 de mayo de 2009

Veintitres. - Alguiens-

Las vidas son distintas, dependen de cada persona que decida vivirlas y aguantarlas. ¿Habrá vidas que se juntan en un solo camino? Mi respuesta puede variar siempre, aunque según lo que se, no lo creo. Cada quien tenemos nuestras vidas supuestamente marcadas y sabemos lo que queremos hacer con la nuestra. Pero. Seamos honestos. No estamos dispuestos a vivir como alguien más quiera que vivamos. Es decir: Cuando dos personas se encuentran, son felices, se aman, se conocen, se quieren y aceptan tal y cual son cuando deciden "unir sus vidas" ¿qué pasa? Siempre, hay alguien quien renuncia a "su vida" para ser la vida de otro alguien, y ese otro alguien vive la vida que siempre soñó, pero con tres mil quinientas modificaciones.Y ese alguien vive pretendiendo que ha cambiado todo por estar con su alguien favorito, cuando al final su alguien favorito es quien ha cambiado todo lo que hacía, tenía, planeaba, soñaba... Por ser como ese alguien quería. Es un pedo. Los alguiens siempre andamos buscando otros alguiens para poder vivir. Amigos, familia, amantes, amores, free's. Lo que sea, para los alguienes es casi casi casi inevitable vivir la vida de cada alguien sin nadie, sólo consigo mismo. Lo que los alguiens no entendemos es que: No siempre los alguiens que encontramos tienen la misma visión y misión que nosotros en nuestra vida. No siempre los alguiens quieren las mismas cosas que nosotros. No siempre podemos ser felices para siempre y sobretodo y muy importante. No siempre sentimos igual. O sea, puede que congeniemos y que seamos iguales en muchos sentidos, que a los dos nos parezcan las cosas casi igual. Pero al cabo de un tiempo, siempre, siempre... Las diferencias salen a relucir. Ahí es cuando uno se culpa, se tira al hoyo, se hunde, se lo lleva la santísima chingada. y ¿qué? Cuando pasa el tiempo y las heridas duelen menos cada ves. ¡Exacto! A buscar otro alguien para querer encontrar lo mismo.Deberíamos aprender que sólo somos pasajeros de un largo, largo tren. Que sólo somos inquilinos de un hotel de paso. Como su nombre lo dice "de paso" estamos pero no estamos, y claro, cada alguien buscará hacer sus metas sueños, como sea... Con quien sea. Quizá ahora con un alguien que ama. Mañana con un alguien que pueda darle lo que el anterior alguien no podía. Quizá después. Con algún otro alguien que lo atrape y entonces, esté dispuesto a dejar todo por ese nuevo alguien que al final. Se dará por vencido y terminará buscando otra cosa en algún otro alguien del mundo. Somos secuencias, hermanos. Secuencias y consecuencias de algo, de alguien, de nosotros mismos. Aunque a veces no nos demos cuenta de ello. Lo importante es: Dejar todo por un alguien que también deje todo por ti. Aprender a ver las diferencias de los alguiens que se nos cruzan en el camino. Saber y tener conciencia de que si alguien está con nosotros, la eternidad aún no se puede probar, y menos comprobar. Hay que tener en cuenta que: El amor es parte de una consecuencia y los alguiens somos parte de una secuencia. Hay que aprender a dejar libres a los alguiens cuando piden esa libertad y sobre todo aceptar que aunque no la pidan. Somos alguiens libres.
¿Complicado? Sí, mucho. Pero al final y al cabo. Así es esto.


Una Palabra Al Aire... Son como las Hojas que Van Cayendo... Inanna...*

1 comentario:

Any dijo...

TIENES RAZON EN MUCHAS DE LAS COSAS QUE ESCRIBES, SE ES UN EXTRAÑO YO PARA SER, LO QUE PENSAMOS, LE GUSTA ES ESA PERSONA.
QUE ROLLO...
AL FIN DE CUENTAS SOMOS ALGUIENIGENAS.